viernes, 13 de junio de 2008

El amor despues de la Menopausia.



El amor es propiedad de los jovenes? o de la gente de mediana edad? No no, nada de eso. El amor es propiedad del ser humano. Es patrimonio universal de la humanidad. Es transmitido de padres a hijos, a lo largo de toda la historia de la humanidad. Y a falta de padres, seguramente es transmitido por alguién más. Sin embargo el amor se vive diferente en cada edad.
A los 20 nos enamoramos con los ojos cerrados. Nos llevamos el mundo por delante. Y el amor en esa deliciosa edad se vuelve ciego. Y claro como ciego que es, anda a los tropezones, y chocandose contra mil cosas que encuentra a su paso. A veces tiene exito y consigue ver la luz. Pero otras veces deja heridas y huellas, en un corazón destrozado y sufriente.
Entre los 30 y los cuarenta nos enamoramos con los ojos abiertos. Nos sentimos grandes y maduros. Hacemos las cosas con cierto plan. Tenemos una lista de lo que queremos y de lo que no queremos. Confeccionamos un formulario con requisitos a rellenar. Y la persona que no lo llena, como dice la canción del martín pescador....... pasará........... pasará.
Pero el amor más dificil de todos es el amor despues de la menopausia, o de la andropausia, en el caso masculino. Uno ya viene con historia, con experiencia, le han sucedido muchas cosas en la vida. Se enamoró ciegamente, hizo su lista, siguió los requisitos del formulario, etc, etc. Ha tenido exito o ha fracasado tambien. El amor despues de la menopausia es una cuestión con uno mismo, mas que con los demás.
La sexualidad en algunos casos mengua, y en otros se libera, y ya no se reprime más. La experiencia nos permite comparar rápidamente. En una sola mirada solemos distinguir si alguien nos puede interesar o no. Sabemos que podemos elegir el amor o la soledad. Que de soledad no nos vamos a morir. Y buscamos lo que más nos conviene, porque no queda mucho tiempo para perder. Es un amor más consciente, aunque en cierto modo más precipitado tambien. Un amor de trámites cortos. De sentimientos esquilados. Con mesura, con ternura, con pie de plomo , que a la vez quiere volar. Es un amor que busca el compañero o la compañera, mas que el ideal. Un amor que ve los errores y defectos en uno mismo y en los demás.
El amor en la menopausia es el amor más dificil que hay. Uno viene con historia propia de largo tiempo. Viene con heridas y con felicidades cosechadas durante el camino. Con zonas sensibles e hipersensibles, que a edades más tempranas no existían. Viene con más carácter. Templado pero firme a la vez. Con cierto aplomo y hasta con cierta seguridad. Muchas veces, mas que amor es un verdadero proceso de negociación. Un cumulo de antecedentes, sensibilidades, y trabas, sobre las cuales quiere construir una relación. Es sin dudas una experiencia del todo difícil y complicada. Porque ha esa edad uno ya ha dado, y mucho. No es como en la juventud que siente la necesidad de dar. Viene con temores a equivocarse, a entregarse por completo, etc. Y esto solo como un ejemplo nada más.
Pero es también un amor despues de las obligaciones. Un amor después de haber cumplido con la vida. Un amor donde surge la necesidad de expresar lo que nos quedó pendiente. La necesidad de dar lo que nos quedó en el tintero. De decir lo que no hemos dicho. Porque siempre lo que se dice es menos que lo que no se dice. Y tenemos muchas mas palabras dentro que fuera. Es un amor despues de haber hecho, despues de haber sentido, despues de haber pensado. Cuando necesitamos comprensión y paz.
El amor despues de la menopausia, no es la erupción abrupta de un volcán sexual que nos es impuesto hormonalmente. Es un amor con ternura, con calidéz, con constancia, con seguridad. Un amor desinteresado que se regala como el ultimo acto que un ser humano entrega antes de partir. Un amor capaz de sobrevivir, de trascender, de enseñar. Un amor centrado armonico, entregado con pensamientos, sentir y hechos.
El amor despues de la menopausia, es un regalo de la vida. Una bendición que Dios nos dá. Cuando ya parecía que todo estaba dicho, que la existencia no nos podía dar más. El amor despues de la menopausia es la misericordía que Dios nos dá. La experiencia más bella de felicidad que se puede experimentar.

1 comentario:

Steki dijo...

Coincido en todo lo que has dicho, JuanK.
Todo se disfruta de otra manera.
BACI, STEKI.

himno para la paz